sábado, 29 de septiembre de 2007

PERDIDA en el azulejo

Chinche verde sin rumbo ni destino, Rosario, Argentina, setiembre de 2007.

4 comentarios:

Nekane dijo...

Verdaderamente es un gran placer disfrutar observándoles, admirándoles sí.
¡Mágnifica trepada!
¡Qué adhesivos antideslizantes conformarán sus patas!
¿De veras crees que él o ella no tenía prefijado un rumbo fijo, un destino?
Casi con seguridad su objetivo está mucho más prefijado que el nuestro.
Unos besos :)

Anna. dijo...

¿como sabes que no tenía destino?... y si a la vuelta de la esquina en la pared derecha,lo esparaba un silbido nocturno de viento?

bellisima..

Anna.

Ary dijo...

No sé, yo creo que está pensando.

O.b. medio dijo...

no sé yo lo único que pido es que no la maten nunca...